Agricultura ecológica

Producción agrícola que suele hacer mayor hincapié en la protección del medio ambiente y la vida silvestre y, en lo que respecta a la producción ganadera, en medidas supuestamente favorables al bienestar animal. La producción orgánica tiene como objetivo sistemas de gestión de la producción más holísticos para los cultivos y el ganado, haciendo hincapié en las prácticas de gestión en la finca sobre los insumos fuera de la finca. Esto implica evitar, o reducir en gran medida, el uso de productos químicos sintéticos como fertilizantes inorgánicos, los pesticidas, medicamentos, sustituyéndolos, siempre que sea posible, por métodos culturales, biológicos y mecánicos. Los productores orgánicos tienen como objetivo explícito desarrollar un suelo supuestamente más saludable y fértil cultivando y rotando una mezcla de cultivos y utilizando trébol para fijar el nitrógeno de la atmósfera. Está prohibida la producción de cultivos genéticamente modificados (GM) y su uso en la alimentación animal. En el contexto de las estadísticas de la Unión Europea (UE), la agricultura se considera ecológica si cumple con el Reglamento 834/2007 de 28 de junio de 2007 sobre producción ecológica y etiquetado de productos ecológicos. Las reglas detalladas para la implementación de este Reglamento se establecen en el Reglamento 889/2008.